Hussein justifica otra vez la lapidación



El imán de Alcalá apoya el castigo a las mujeres en declaraciones al diario ‘El País’.

El líder musulmán de Alcalá, Abu Omar Hussein, ha vuelto a las andadas. En unas declaraciones concedidas al diario El País, el imán complutense se ha ratificado en las mismas afirmaciones que realizó a Diario de Alcalá el pasado mes de abril: lapidar a las mujeres está justificado porque responde a lo que dicta la ley de Dios para evitar “hijos de adúlteros”.

El cabeza visible de la comunidad musulmana de Alcalá, Abu Omar Hussein (El Cairo, 1957), se retractó en junio de las declaraciones que ofreció tres meses antes a este periódico y de la que se hicieron eco todos los medios de comunicación nacionales. Dijo entonces que su defensa de la lapidación estuvo “manipulada” y que en aquella oportunidad se había limitado a hacer una “descripción “ una práctica antigua de la Ley de Dios”. Sin embargo, parece que ha vuelto a reconsiderar su opinión y en la edición de ayer de El País se publicaban unas declaraciones suyas de inequívoco respaldo al castigo supremo para las mujeres.

En el periódico capitalino, Hussein afirma que matar a una adúltera por lapidación es justo y acorde con el islam y que el objetivo final es defender a los hijos, que quedarían marcados por su falta si nacieran fuera del matrimonio. “Dios quiere que uno esté limpio. La lapidación busca que no haya hijos de adúlteros. Sale un hijo sin padre, con odio, que no tiene derechos. El islam no quiere muchos hijos de adúlteros en el mundo", explica el imán alcalaíno.

Por ese motivo, en referencia a la iraní Sakineh Ashtianí, condenada a muerte, debería morir lapidada, según Hussein: “Esa mujer y su amante mataron al marido. Se debería matar a esa mujer uno por uno, hombre por hombre (...) El islam respeta los derechos humanos y a las mujeres. El islam no ataca a una mujer muy limpia".

Como ya dejó dicho en su controvertida entrevista con el Diario, el líder musulmán alcalaíno insistió ayer en considerar que en Europa se fomenta la promiscuidad sexual de manera muy peligrosa: “Se ofrece el cambio de pareja ¿esta es la civilización? Seis personas hacen el amor en la misma cama, sin vergüenza. Se permite que dos mujeres o dos hombres se casen. Las playas nudistas... Si Jesús, hijo de María, llegara hoy tendría vergüenza".

El periódico capitalino entrevistó a Hussein, dentro de una ronda de contactos con líderes musulmanes españoles, para ejemplificar el desorden que impera actualmente en el islam español, lo que lleva a algunos púlpitos a imanes extremistas y sin formación. Y la mayoría de las comunidades islámicas temen que esta minoría termina por alentar la exclusión.

En cuanto a las declaraciones que realizó a este Diario el pasado abril, tuvieron como enganche la polémica del velo islámico en las mujeres. Omar Hussein aseveró entonces que “prohibir el ‘hijab’ es un crimen” pero sostuvo que la lapidación “es una ley de Dios”.

Extraido de Diariodealcala.es