Un humilde homenaje para nuestros caídos.

Crónica enviada por  Juventud Nacional Marina Alta (Alicante).

Tras varios meses pensando que fecha marcar como homenaje a todos aquellos que dieron su vida por España, creíamos que esa fecha debía aglutinar el espíritu de las grandes gestas y de los valores por los que dieron la vida nuestros héroes. Por estos motivos, por parte de los patriotas de la Marina Alta considerábamos que el 10 de Febrero se trataba de una fecha idónea.


Idónea porque en esa fecha, multitud de soldados españoles consiguieron frenar con su vida un ataque en Rusia durante la II Guerra Mundial, aun siendo 8 veces menos en número, que no en valor, que el contrincante. Esta hazaña se consiguió luchando lejos de su patria, en tierra extraña, pero de forma generosa y voluntaria, sin esperar nada a cambio y con el único objetivo de defender la civilización europea.

Queríamos realizar un homenaje que englobara a todos los españoles de toda época y condición que han caído por su Patria. Por eso elegimos la cruz, símbolo que unifica a través de nuestra tradición cristiana y que con tantas vidas se ha honrado y defendido.

Tras elegir la fecha y el símbolo a utilizar, únicamente nos faltaba el sitio. Elegimos la montaña de Puig Campana una cumbre situada a 1.406 metros de altitud, siendo la segunda cima más alta de la provincia de Alicante. En su punta cónica presenta dos cimas, las cuales, según la leyenda, surgieron consecuencia del combate en el que se enfrentaron el héroe cristiano Roldán, comandante de Carlomagno, y un jefe moro. En un momento en que el caudillo musulmán había sido arrojado al suelo, Roldán levantó su espada, “Durandarte”, para, descargando todo su furia, darle al infiel el golpe final; sin embargo, éste lo esquivó, pero de la inmensa fuerza con la que Roldán propinó el golpe, cortó un gran trozo de roca, que cayó rodando hasta el mar. Esta roca sería lo que hoy conocemos como la isla de Benidorm y la hendidura que habría dejado sobre la montaña habría conservado el nombre del héroe.

En este mítico lugar de un glorioso combate librado por un héroe cristiano contra el Islam, entendimos que sería un lugar perfecto para rendir un humilde homenaje a nuestros caídos. En una de las crestas del pico, plantamos una cruz de madera que reza “Caídos por España”, para que esta cruz vigile desde las alturas nuestra costa mediterránea y el amanecer de nuestra Nación.

Una vez cumplido nuestro objetivo, solo podemos agradecer la asistencia a todos los que nos acompañado en este homenaje, con independencia de su edad, los cuales en su mayor parte son miembros de nuestro partido, España2000.

El año que viene volveremos a rendir homenaje a los nuestros, ahora a luchar por el futuro militando en el presente.