Homenaje al Dr. Albiñana en Enguera


En fechas recientes, un grupo de militantes patriotas, entre los que se encontraban miembros de Juventud Nacional, acudieron junto a otros patriotas, principalmente de la comarca de La Costera, al cementerio de Enguera para rendir homenaje al Dr. José María Albiñana.

Tras hacer entrega de un ramo de rosas y extender una bandera nacional sobre su tumba se dio paso a pronunciar unas palabras en su recuerdo.

Doctor en Medicina, especializado en enfermedades nerviosas y mentales, también lo fue en Derecho y Filosofía, además de escritor, fundó el Partido Nacionalista Español, partido por el cual alcanzó a ser diputado.

Llama la atención que la figura de este ilustre nacionalista español haya quedado en el olvido, incluso dentro del ámbito político patriota. 

El ponente, destacó el carácter patriótico radical del Dr. José María Albiñana, su defensa del orden social, la propugnación de un nacionalismo agrario, la reivindicación de la gratuidad de la enseñanza elemental y el apoyo a las clases populares.

Fue un hombre de unas cualidades extraordinarias que demostró en todos sus ámbitos, bien ejerciendo como médico, también como escritor, con gran vocación literaria por temas profesionales, ganó un primer premio nacional de literatura por su obra "Concepto Actual De La Filosofía Médica" además de otro premio nacional otorgado por la academia de la historia por su obra "Historia De La Villa De Enguera Y De Sus Hijos Ilustres", y es que su faceta como escritor abarcaba desde obras médicas, jurídicas y sociológicas hasta cientos de artículos de crítica política y social en diversos periódicos de importante repercusión nacional.

Ejemplo de valentía y coraje, varias veces represaliado con cárcel, este españolista valenciano, de carácter especialmente controvertido, puede considerarse precursor de determinadas actitudes, formas y aspectos del patriotismo de los años 30 en España.

Epitafio de la tumba del Dr. Albiñana
Así cuando sale elegido diputado por Burgos se estrena en representación solitaria de su partido en el Parlamento, el día de apertura de cortes, proclamando duras críticas contra el sistema parlamentario.

Pero además el Dr. Albiñana recorre Burgos, provincia por la que es diputado, atendiendo cuestiones prácticas, resolviendo necesidades reales de sus vecindarios como el funcionamiento la Compañía de Aguas de Burgos, la instalación de teléfono y la creación del Aeropuerto de Burgos.

Encontrándose represaliado, en la cárcel Modelo de Madrid, es asesinado por un grupo de milicianos que acceden a la misma con objetivo de seleccionar y asesinar a todos los que consideraban como fascistas.

A Albiñana le reservan una muerte especial, lo golpean con saña, simulan varias veces su fusilamiento con balas de fogueo y terminan matándole con dos balazos en la cabeza. Finalmente separan la cabeza del tronco y la colocan entre las piernas del cadáver, gesto curioso este ultimo que figura en algunos manuales de la masonería.

Por toda su trayectoria, y su abnegada defensa de la patria y la tradición, hoy merece nuestra admiración, respeto y recuerdo. 

Para finalizar el acto, y como muestra de paralelismo de la decadente Segunda República con la democracia actual, el ponente recordó el estado de putrefacción de la vida pública y gubernamental española, tanto en aquella época como actualmente.

Un emotivo grito de ¡Viva España! unió en voz a todos los asistentes resonando por todo el cementerio de Enguera.

Algunos vecinos del pueblo que se encontraban en el cementerio durante el acto transmitieron su afectuosidad y agradecimiento por la realización de este homenaje, mostrándose además orgullosos de que una de las principales calles del municipio lleve el nombre de Dr. Albiñana.